I Encuentro Cantabro Astur de Clasicos
Buena pareja hacían el Peugeot 404 y el Gordini.
Foto :Eduardo Lastra
El impecable Land Rover de nuestro amigo de Vitoria.
Foto :Eduardo Lastra
Dos Citroën que se estrenaban: una Dyane 400
y un 2 CV.
Foto :Eduardo Lastra
El 850 Especial, junto a un Mini.
Foto :Eduardo Lastra
Tres reuniones en tres semanas consecutivas; lo nunca visto. Los amantes de los vehículos clásicos estamos de enhorabuena en Cantabria. Y todo, en buena medida, por culpa del CVCC. Precioso, a nuestro entender, este I Encuentro Cántabro-Astur. La lluvia y la neblina dieron un carácter diferente a la reunión; las pinturas tenían un color diferente bajo las gotas de agua. Ciertamente, nuestra región luce de verdad con el mal tiempo, y nuestros clásicos lucen preciosos haga sol o llueva. A pesar de que la climatología amaneció muy cruda, la gente se animó ¡y de que forma!. No menos de 40 vehículos (once de ellos procedentes del Club El Camín del 600, de Corvera de Asturias) se dieron cita frente a la Casa de Cultura de Puente San Miguel, que se ha convertido ya el el lugar de encuentro de los propietarios de vehículos clásicos en Cantabria. La farola donde se reparten los dorsales ya es mítica. Entre los vehículos asistentes, varias e interesantes novedades. Un Land Rover diesel de 1965, procedente de Vitoria, propiedad del amigo Tomás, del Club Araba. Nos mostró un dossier de fotos de la restauración, acometida por él y su padre, que nos dejó con la boca abierta. Entre los Citroën, otra furgoneta Dyane 400 y un 2 CV pintado al estilo Charlestón. Minis vimos por lo menos dos nuevos. También había un Gordini precioso, con multitud de extras, junto con un Peugeot 404. También hubo nuevos Seat 600 que se unieron a nosotros, y reapareció el Simca 900 verde que hacía mucho que no veíamos. Un nuevo y solitario Mercedes 500 SEL representaba a la marca de la estrella. Un Seat 850 Especial completaba la lista de novedades. El resto, conocidos de anteriores concentraciones: Citroën 11 Ligero y Dyane 400, Minis varios (incluidos los dos Moke), muchos Seat: 600, 850 Especial y Spider, 124, 1430, 1500, 133, dos Renault Dauphine y Gordini. Y, por supuesto, los 11 Seat 600 asturianos, que dieron un colorido inisual a la concentración. De todos los tipos: antiguos y modernos (incluso un 800, que ya vimos en San Vicente), verdes, amarillos, azulones, rojos, con llamas; todos con su toque particular y muchos con la bandera del principado, todos con su chaleco del Club El Camín. Y todos con un cariño especial hacia sus queridos 600. Como anécdota, un asturiano nos contaba que su 600 L (M-0559-T) se fabricó solamente tres meses antes de que este modelo cesara definitivamente su producción.
La caravana, aparcando para ver las cuevas.
Foto :Eduardo Lastra
Colorido entre los 600 asturianos.
Foto :Eduardo Lastra
Otra vista de la caravana asturiana.
Foto :Eduardo Lastra
Todo salió a pedir de boca: la visita a la neocueva y museo de Altamira, inolvidable, la comida en Santillana, los recorridos...una concentración que se puede y debe de convertir en un clásico en el calendario. La idea de hermanarse con otras regiones, genial, ya que ampliando fronteras aprendemos todos y, con la excusa de los clásicos, nacen amistades que fortalecen nuestra afición.
Felicitar, una vez más, al CVCC por organizar con tanta eficacia concentraciones tan interesantes como esta. También es de justicia hacer una mención especial A TODO EL PERSONAL QUE ESTA AL CARGO DE LAS CUEVAS DE ALTAMIRA, ya que las atenciones a todos los asistentes (y no solo de la concentracione) fueron en todo momento exquisitas. Debido a imponderables de tiempo, llegamos casi una hora tarde a visitar la neocueva, perdiendo la vez.
JEZABEL TAZON, renunciando a su hora de comer, nos atendió amablemente. Un aplauso y gracias también para ella.
Saludos.

Eduardo Lastra.





Este artculo proviene de CantabriaRallye.Net
http://www.cantabriarallye.net

La direccin de esta noticia es:
http://www.cantabriarallye.net/modules.php?name=Sections&op=viewarticle&artid=23