Bienvenido a CantabriaRallye.Net
Buscar
Topicos
Inicio  ·  Topicos  ·  Descargas  ·  Top 10  

 Principal
· Inicio
· Archivo de historias
· Buscar
· Contactar
· Estadisticas
· Top 10
· Topicos
· Foro Cantabriarallye
· Chat Cantabriarallye

 Quien esta en linea
Actualmente hay 1 visitantes

 Publicidad
El Mejor precio...
...y la entrega MAS rápida

 LEY DE COOKIES
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más

 Publicidad

Entrevista a Daniel Sordo

pgina(s) : 1/13
(11900 palabras totales en este texto)
(4825 Lecturas)   Versin Imprimible




En esta tercera entrega de las entrevistas a los pilotos míticos de los rallyes de Cantabria, nos ha parecido oportuno entrevistar a DANIEL SORDO, un piloto polifacético, que nunca ha competido con el afán de coleccionar títulos, sino con la premisa fundamental de dar espectáculo a la afición. Aún así, piloto rápido donde los haya, que sólo ha tenido acceso a vehículos realmente competitivos al final de su carrera automovilística.
Nos dirigimos hacia el Karting La Roca en busca de Daniel y, en las oficinas de la empresa que regenta, le hicimos la siguiente entrevista entre amigos, encaminada, como siempre, a desvelar anécdotas y circunstancias no conocidas por la mayor parte de los aficionados:
-Eduardo Lastra: Mis conocimientos de tu carrera como piloto no llegan a los inicios. ¿De qué manera te iniciaste en esto de los rallyes?. ¿Quién te contagió el gusanillo?
-Daniel Sordo: Mi padre tenía panadería. En aquellos tiempos tenía los Citroën 2 CV y cuando íbamos a la escuela, lo típico en el pueblo: los cinco o siete amigos muy amigos, que estábamos todo el día al lado de la panadería, al lado del taller de los coches y allí ya teníamos un ambientillo muy bonito, con las bicicletas que preparábamos para pegar saltos; las Velosolex, que quitábamos el motor y hacíamos los cuadros más gordos, los manillares tipo motocross.... Aquí ya empezábamos, al lado de mi casa. Había allí un santo, que es la Cruz de los Caídos, una plataforma donde saltábamos, a ver quien saltaba más, etc.. Yo tendría nueve o diez años entonces.
Después, en el taller que tenía mi padre para arreglar los coches, empezamos a fabricar una especie de karts con ruedas de los carros del pan. Les soldábamos unos hierros y les hacíamos tipo a los triángulos. Subíamos a la subida de San Roque y nos tirábamos para abajo. Hacíamos nuestras competiciones y de ahí vino el gusanillo de los coches y de las carreras.
En aquel tiempo ya empezábamos a buscarnos la vida: el coche del vecino, el 124, el 4-4, el Gordini, que se lo comprábamos por 1500 o 2000 ptas., lo preparábamos en el taller de mi padre y salíamos al campo de fútbol donde habíamos marcado un circuito de autocross. Yo tendría 14 años. Empecé con el tema de autocross allí, con las furgonetas Citroën AK-400 que quitaba mi padre de la panadería, las quitábamos las cajas y poníamos unas barras...aquí comenzó todo. Luego estuvimos una temporada parados ya que tuvimos algunos percances: por ejemplo, yo con un 124, derrapando tiré la esquina de una ermita, nos denunciaron y tuvimos que parar. En este transcurso surgió para mi el gusanillo de las motos; me compró mi padre una Puch de 50 y al año siguiente una Cobra de 75, y empecé a correr en moto. Gané un trial que hubo en Santander. Me metí a correr motocross; fuimos al circuito de La Camocha en Gijón, etc. y estuve corriendo 3 o 4 años. Lavando una moto tuve un accidente, me rompí la mano y no me quedó bien. Me fallaba mucho la mano y lo tuve que dejar. Fue cuando me pasé al mundo de los rallyes.
-E. L.: Mi primera imagen de Daniel Sordo es la de un chico melenudo sentado sobre el techo de un Renault Gordini de autocross. ¿en qué año empezaste a correr? ¿con qué coche?.
-Daniel Sordo: Fue justamente con ese coche. Sería el año 76-77. Era el "coche de las viudas" y se lo compramos a una señora de aquí, de Treceño. Fue el primer coche que hicimos de autocross. Le preparamos nosotros entero donde mi padre y salimos a correr el primer autocross, que yo creo que fue ilegal y se hizo en un pueblo de cuyo nombre no quiero acordarme. Hubo bastante follón, porque la gente no había visto nunca esto. El coche era una pasada, estaba muy bonito, sin las puertas de atrás y sin cristales. Llevaba motor de R8.
Entonces empezamos a hacer nuestras carreras privadas con la gente de Cabuérniga que también empezaban con el tema. Nos ibamos al monte o a la cantera 6 o 7 chavales y allí nos pasábamos los domingos o los días estos de verano que eran tan largos. Era bonito porque nos teníamos que apañar para ir a buscar al vecino con el tractor para que viniera a remolcarnos o sacarnos de una pista en la que nos habíamos caido. Todo eso tenía un proceso muy bonito que era el entretenimiento del día a día. Se hacía con muy poco dinero; por eso era muy sano; era otra historia: llenos de polvo después de hacer las carreras, nos íbamos a bañar al río; luego ibas a casa, cogías aquel bocadilluco de chorizo y nos juntábamos todos a comer al lado de la Cruz de los Caidos, a charlar y comentar las batallas...era otra historia.
Recuerdo una anécdota. Mi padre, que en paz descanse, y que era un tipo acojonante, buenísima persona, tenía un Citroën C8 familiar, nuevo. A mi lo que más me gustaba era que me mandara a lavar el coche. Yo sacaba el coche del garaje de delante, lo metía por detrás para lavarle y era lo que más me gustaba. Pero un día me encontré con un amigo que siempre estaba conmigo y fuimos hasta los campos, donde teníamos el circuito. El coche era nuevo y aquello era acojonante. Salimos despacio del pueblo, pasábamos el parque y, cuando no nos veía nadie acelerábamos a tope y al circuito. Aquello era impresionante hasta que en una curva a derecha se cayó el coche de un lado; se rompió el muelle de la suspensión. Aquel chaval que iba conmigo se echó a llorar: tu padre nos mata....y yo acojonado. Marchamos para casa con el coche de lado. Lo levantamos con un gato, estuvimos como tres horas y le metimos un palo de lado a lado para dejarlo a la misma altura. Cuando cargaron el pan por la mañana, al salir para repartir, en la primera curva, en la carretera general antigua, el coche se cayó. El repartidor volvió andando y cuando llegó donde mi padre le dijo: "Justo, yo creo que a algún camión se le ha caído una apea y se me ha metido debajo". Nos salvamos por eso. Esas anécdotas son para no olvidar.
En autocross tuve el Gordini, un 2 CV muy bien preparado y hasta un 124 de aquellos de faros redondos. Luego compramos el fórmula, tambien de autocross.
-E. L.: Las primeras carreras en las cuales yo te vi correr fueron allá por 1983, con un prototipo, en autocross. Aquella temporada creo que ganaste el campeonato de Cantabria en la clase B de más de 1150 cc.. Era espectacular verte con aquel coche, con el que batiste los records de varios circuitos (Requejada, etc.). ¿Qué nos puedes contar de aquel prototipo, de tus experiencias con él y de tus luchas con Pedro Llano, Fernando Crespo o Felipe González, entre otros?
-Daniel Sordo: Hay que valorar varias cosas, ya que estamos hablando de muchos años atrás. Cuando yo dejo el Gordini y el 124 de autocross, fabricamos un fórmula nosotros, que quizá fue el primer fórmula de autocross que hubo, yo creo que en Cantabria y en los alrededores. Fue apoteósico. Era de dos plazas, tipo buggy, preparado, con el motor de un 850 spider coupé. Lo fabricamos entre una persona que hoy está en el equipo, Cotelo, y yo. Es un señor, que en aquellos tiempos tenía un taller, era un gran artesano y que todavía hoy está con Dani. Ganamos con aquel coche en Cabuérniga y a partir de entonces la gente empezó a fabricar fórmulas, ya después de una plaza.
La experiencia aquella fue bonita. Ya me empezaron a conocer como un piloto muy espectacular. Llegué y gané, creo que dos años, el campeonato de Cantabria de Autocross. El coche no es que tuviera muchos caballos; llevaba el motor del R5 Copa. En aquellos tiempos era una barbaridad ver el motor de un Copa metido en un fórmula. Era un fórmula muy bien compensado. Lo había construido, en gran parte, un asturiano. Nosotros le hicimos una serie de mejoras, le adaptamos cosas...iba muy bien. Las luchas con Pedro Llano, Fernando Crespo, Felipe González, etc. fueron muy bonitas.

Documento de la época, con el fórmula de autocross. Se ve en la clasificación la lucha encarnizada con Pedro Llano, Velarde y Fernando Crespo. Aquí Sordo marcó uno de los varios records que hizo en el circuito de Requejada. Para los que tuvimos la suerte de ver la carrera en directo, fue espectacular. Fuente: periódicos locales.
   Pgina Siguiente (2/13) Pgina Siguiente

[ Volver Pilotos Miticos | ndice de las Secciones ]
Inicio  ·  Topicos  ·  Descargas  ·  Top 10


!!!ATENCION¡¡¡
WEB NO ACTUALIZADA
ARCHIVO DE

WWW.CANTABRIARALLYE.NET


Web site engine's code is Copyright © 2002 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Pgina Generada en: 0.029 Segundos